2007/07/23

Durma-se com um barulho destes

Houve um grupo vocal que esteve alojado esta semana em El Escorial, ao mesmo tempo que eu, no mesmo colégio que eu. E cantavam, cantavam, cantavam. Comunicavam entre si a cantar. Às refeiçoes era vê-los a cantar. Levavam a vida a cantar. Eu estava com uma amigdalite forte, daquelas que cansam. Nos dois primeiros dias recolhia-me ao meu quarto para descansar em horários nao muito espanhóis. Custava-me a adormecer pois nem no meu quarto, com porta e janela fechadas, deixava de os ouvir. Ouviam-se nos corredores.
In Hora Sexta, "grupo nascido em 2002 com a vocaçao de estabelecer um diálogo entre a música vocal antiga, das épocas renascentista e barroca, e a música vocal contemporânea", deram um concerto na Igreja Velha do Mosteiro de El Escorial na passada quarta-feira. O concerto foi anunciado para os residentes do colégio, mas também para os participantes de todos os cursos (e residentes noutros colégios). Todos tinham direito a um bilhete gratuito.
Consegui o meu bilhete para o concerto de In Hora Sexta. Lamentavelmente, devido à minha convalescença e aos companheiros de colégio (e, talvez, ao fraco café espanhol), passei a primeira parte a dormir.

Texto corrigido.

3 comentários:

fjeap disse...
Este comentário foi removido pelo autor.
fjeap disse...

Buenos días. Escribo como miembro del Grupo Vocal In Hora Sexta para poner en su conocimiento la inexactitud de lo que se comenta en esta entrada. Dicho Grupo Vocal no estuvo alojado en ningún centro de San Lorenzo de El Escorial, pues todos sus componentes residen en Madrid y alrededores, sino que se trasladó en dos ocasiones a ensayar en la Iglesia Vieja del Monasterio, por lo que el autor de esta entrada no pudo escucharnos cantar y cantar por los pasillos ni en el comedor ni en ningún sitio que no fuera la propia Iglesia Vieja. Siento que un conjunto de personas que cantaban y cantaban le molestaran en sus horas de siesta, pero dicho grupo no tiene NADA que ver con In Hora Sexta.

Espero que tenga a bien, por lo tanto, corregir un comentario inexacto que puede llamar a engaño a lectores desinformados.

Un saludo,

Francisco Javier Escribano

Chus disse...

Buenas tardes, soy componente del Grupo Vocal In Hora Sexta y, como mi compañero, me veo en la obligación de enviar un comentario corrigiendo la que, sin lugar a dudas, es una de las mayores falacias que he leído en muchísimo tiempo: el comentario de Filipe Moura.

El Grupo Vocal In Hora Sexta acudió al Monasterio de El Escorial en tres ocasiones: La primera, para realizar un ensayo, que empezamos después de las 19,30h y en la semana previa al concierto, la segunda, para dar el concierto (que fue a las 22,00h) y, la tercera, una semana después, para una sesión de grabación de la Misa que se interpretó en dicho concierto. Como puede observarse cada una de nuestras visitas tuvo lugar en semanas diferentes.

Como ya ha dicho mi compañero, no estuvimos allí hospedados y, por ello, no anduvimos en ningún caso “cantando y cantando” ni por los pasillos, ni en el comedor, ni por ningún sitio que no fuera dentro de la Vieja Iglesia.

Francamente, creo que para llamar a alguien “grandessíssimos filhos da puta” hay que ser un absoluto maleducado y grosero, pero, si con todo has decidido serlo, al menos, infórmate bien de quiénes deben ser los receptores de tus injurias.

Filipe Moura, exijo que elimines tu comentario y que te disculpes con el Grupo Vocal In Hora Sexta que no tiene nada que ver con las historias que relatas y, de verdad, lamento que te pasaras el concierto durmiendo pues, habiéndose completado aforo, hubo gente que se quedó en la puerta sin poder entrar y que, sin duda, habría sabido apreciar la buena música que allí se ofreció.

Por último, debo añadir que SI ES CIERTO QUE ESTUVISTE DURMIENDO DURANTE NUESTRO CONCIERTO, QUEDA CLARO QUE LOS QUE NO TE DEJABAN DORMIR ERAN OTROS bien diferentes de nosotros y que, en definitiva, lo que realmente deberías hacer, es dar las gracias a In Hora Sexta por haberte proporcionado el descanso que otros te robaron durante el resto de la semana.

Un saludo,


Mª Jesús Hernández Sánchez